Varices. Esclerosis y láser

Una variz es, por definición, la dilatación anormal de una vena. Amén del inestetismo que representa, puede originar graves complicaciones: flebitis, trombosis, úlceras, manchas en la piel, etc.

La esclerosis vascular ha sido, hasta hace poco, el tratamiento ideal de las pequeñas varices (menos de 1 ó 2 milímetros de diámetro, y apenas palpables bajo la piel), arañas vasculares, filamentos “tipo escoba”, etc.; fuera cual fuera su localización.

Con el desarrollo de nuevos procedimientos y tecnologías, que describiremos, hoy se puede decir que practicamente todas las varices pueden ser eliminadas mediante escleroterapia.

 

Método

En todos los casos, la esclerosis vascular consiste en la producción de una reacción inflamatoria controlada en las paredes internas de la vena dilatada, con fibrosis y proceso cicatricial secundarios, que van a determinar obliteración y, por lo tanto, desaparición de la variz como tal.

Existen diversos procedimientos para la esclerosis vascular:

  • Esclerosis química, inyectando un líquido, llamado esclerosante, cuyas características o propiedades provocan la reacción mencionada; existen muchos tipos de esclerosantes químicos.

  • Esclerosis con espuma, inyectando los esclerosantes en forma de espuma, mediante su manipulación físico-química. Se consigue mayor contacto, y por consiguiente mayor efecto, de las moléculas del esclerosante con las paredes vasculares, por desplazamiento íntegro (y no por dilución) de la sangre en la variz.

  • Fotoesclerosis, utilizando energías lumínicas muy especiales (láser y otras), para lograr la coagulación y colapso de las paredes vasculares.

Todos los procedimientos son igualmente efectivos; es una cuestión de indicación específica, realizar para cada caso concreto, y de su adecuado manejo.

 

 

Tratamiento

En la esclerosis química clásica y en la esclerosis con espuma se utilizan esclerosantes clásicos, puros, diluidos o combinados adecuadamente. En cada sesión de tratamiento, se utilizan algunos centímetros cúbicos de esclerosante, que se inyectan mediante una aguja muy fina y que se distribuyen en uno o varios trayectos varicosos.

En la fotoesclerosis, los diferentes equipos utilizados emiten sus energías a través de cabezales en contacto con la piel.

Según la extensión del proceso y el procedimiento escogido, el tratamiento se resuelve en una o varias sesiones; en este segundo caso, se suele realizar una sesión semanal para cada pierna, hasta completar el tratamiento.

Después de cada sesión se puede colocar un vendaje compresivo en la zona tratada, durante 24-48 horas, que puede retirarse las veces que sea necesario para realizar la higiene corporal o aplicar algún producto tópico que haya sido prescrito.

 

Duración del tratamiento

Según el procedimiento, una sesión puede durar de quince a sesenta minutos.

 

Inconvenientes

Durante el tratamiento, las molestias son mínimas: el pinchazo producido por una aguja muy fina y algo de escozor al inyectar el esclerosante, una pequeña descarga eléctrica en electroesclerosis, o una pequeña sensación térmica en fotoesclerosis.

Después de cada sesión y durante todo el tratamiento, debe evitarse la exposición solar de las zonas tratadas.

Como consecuencia de una imprevisible respuesta inflamatoria exagerada, de la actuación de los esclerosantes fuera de la luz vascular y/o de la extravasación de pigmentos hemáticos (hemoglobina) pueden aparecer manchas cutáneas en las zonas tratadas; lo mejor será su prevención, evitando si fuera posible esas circunstancias, pero en caso de presentarse serán tratadas con cremas especiales y peelings.

Pueden producirse reacciones alérgicas, incluso graves.

Según el procedimiento y las dosificaciones (de producto o energéticas) escogidas, siempre cabe la posibilidad de una insuficiencia de resultados, que hará necesarias nuevas sesiones de tratamiento, o el recurso a procedimientos más agresivos.

Hay que aceptar que, en principio y con el tiempo, cualquier variz esclerosada puede recanalizarse, aunque lo habitual es que las que aparezcan correspondan a otras venas dilatadas en el mismo territorio.

 

Comentarios

Es un tratamiento excelente para las pequeñas varices y varicosidades. Si existen varices muy gruesas, troncos venosos principales implicados o perforantes (comunicaciones entre los sistemas venoso superficial y profundo) importantes afectadas, lo cual no es infrecuente, cabe pensar, porque puede resultar necesario, en su tratamiento quirúrgico previo, mediante flebectomía.

En la ocasión del reconocimiento clínico previo al tratamiento de cualquier tipo de varices.

En Clínica Martínez Amo el dermatólogo va a realizar un conjunto de exploraciones para detectar la posible presencia de una insuficiencia venosa importante o enfermedad vascular, que pudiera requerir la participación del flebólogo o del cirujano vascular; una vez más nos encontramos frente al desarrollo de una medicina preventiva, que resulta fundamental.

En este sentido, es importante señalar que aún frente a la presencia de incipientes o pequeños signos de insuficiencia venosa, el dermatólogo no va a desdeñar la oportunidad de prescribir todo un conjunto de medidas higiénico-dietéticas y farmacológicas, con carácter preventivo.

En Clínica Martínez Amo es el DOCTOR quien realiza la exploración y le aconseja de modo personalizado el tratamiento más apropiado en su caso concreto.

En Clínica Martínez Amo somos conscientes de la importancia de una atención óptima y personalizada, así como lo valioso que es su tiempo, por ello le reservamos el espacio dedicado a su tratamiento mediante una cita previa que confirmaremos.

Utilizamos cookies propias para el correcto funcionamiento de la página web y de todos sus servicios, y de terceros para analizar el tráfico en nuestra página web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

  Acepto las cookies de esta web.